2013
Av. Ramón Gallud 54, Torrevieja, Alicante
Reforma integral e imagen corporativa
120 m²

 

La primera vez que entramos en la floristería era 31 de octubre, la víspera del día de todos los santos. Cuando llegamos al mostrador nos encontramos a Inma, que no hacía más que terminar los últimos pedidos. La planta baja estaba repleta de flores y plantas y la planta de arriba ejercía la función de trastero.

Lo que se nos pedía era renovar la imagen de la floristería y darle un toque más personal para las clientes más importantes, las novias. Decidimos en ese momento que la planta de arriba tendría un aspecto más personal donde podrían mostrar los catálogos en un gran sofá con vistas a la plaza, mientras que en la parte de abajo se mostrarían las flores frescas del día a día. El suelo era uno de los elementos que más nos preocupaban, ya que en una floristería abundan dos elementos, la tierra y el agua. Conseguimos resolver la mayor parte de los revestimientos con un aplacado cerámico muy resistente y con una porosidad prácticamente nula.